Opinión: Ímpetu que se apaga y desnaturaliza