Ojo con lo que comemos estas fiestas patrias

18 Septiembre 2011

Tanto asado, chicha y empanadas nos puede pasar la cuenta. Te invitamos a revisar estos consejos  para terminar las fiestas perfectamente.

Viviana Urrutia >
authenticated user Corresponsal

Cuando planificamos las fiestas patrias se nos vienen a la cabeza los exquisitos platos que haremos cada día y con quienes las compartiremos, el presupuesto que necesitaremos para ello y cómo nos organizaremos para disfrutar al máximo de esos días en familia.

Sin embargo, algunos aspectos que tienden a descuidarse y que, a través de este espacio, queremos recordarles son la importancia de prevenir infecciones gastrointestinales o intoxicaciones alimentarias, que siguiendo ciertas normas básicas no entorpecerán nuestros planes.

Primer paso, lavarse muy bien las manos antes y después de cocinar y obviamente antes de comer, así como los utensilios que usaremos para comer o cocinar, vajillas, servicios, etc. Más aún si comemos al aire libre. Contar ojalá con tablas de cocinar separadas para verduras y carnes, si no lavarla con cloro y enjuagar con abundante agua corriente entre cada uso, cada vez que utilice verduras y luego la carne o viceversa, para evitar contaminación de los alimentos.

Segundo punto, fijarnos en las fechas de  vencimiento de los productos que adquirimos y si no están rotulados, en su apariencia, es decir, olor, sabor, textura. Las carnes se deben ver  bien rojas y brillantes, no estar secas y por supuesto, no tener el más mínimo mal olor. También, es fundamental mantener estos alimentos refrigerados.

Tercer paso, guardar por separado carnes (congeladas), verduras (lavadas previamente), los huevos deben ser lavados y refrigerados. Los envases de bebidas deben ser lavados, también, antes de guardar en el refrigerador.

En cuarto lugar, lavar con prolijidad los cuchillos que se están utilizando para cocinar. En especial, aquellos con los cuales se cortan carnes deben ser muy bien lavados antes de ocuparse con otros alimentos.

Quinto punto, ojo con las mayonesas, prefiera siempre las envasadas, se deben   mantener  refrigeradas y evite las mayonesas caseras. 

Por último, recordar que nuestros  niños no pueden consumir los mismos alimentos que los adultos, es decir, olvidémonos de darles mayonesa, salsas blancas, carnes grasas, longaniza, vienesas o frituras. Su sistema digestivo es mucho más inmaduro y ante una intoxicación los efectos son mucho más graves.