Lo peor del cambio climático aún no ha llegado

Lo peor del cambio climático aún no ha llegado

12 Julio 2012
Chile y el Mundo >
authenticated user Corresponsal

Fenómenos extremos como una grave sequía en Texas o una inusual ola de calor en Reino Unido son consecuencia del calentamiento del planeta. En general, el 2011 fue un año de eventos extremos, desde sequías históricas en el este de Africa, el norte de México y el sur de Estados Unidos, a una temporada de ciclones por sobre el promedio en el Atlántico Norte y el final de los dos años más húmedos en Australia, dijeron científicos.

Los expertos son parte de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) y la Oficina Meteorológica del Reino Unido.

En el vigésimo segundo reporte anual del "Estado del Clima", expertos también determinaron que el Ártico se está calentando el doble de rápido que el resto del planeta, en promedio, la cubierta de hielo del mar Ártico se redujo al segundo nivel más bajo del que se tenga registro.

Las concentraciones de gases de efecto invernadero que ayudan a atrapar el calor, el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso entre otros, siguieron subiendo el año pasado, y el promedio mundial de concentración atmosférica de dióxido de carbono superó las 390 partes por millón por primera vez, un aumento de 2,1 ppm en 2010.

Más allá de medir lo que ocurrió en el 2011, el equipo internacional de científicos buscó comenzar a responder una pregunta que los observadores del clima se han realizado durante años: ¿Es posible que el cambio climático sea responsable de eventos climáticos específicos?".

Porr ejemplo, tanto Texas como Inglaterra sintieron los efectos cálidos del patrón climático de La Niña, pero el cambio climático llevó esas influencias a los extremos. La Niña es un fenómeno recurrente en el Pacífico ecuatorial de aguas frías que alterna con El Niño de aguas cálidas, típicamente provoca calor en Texas.

Pero al sumar el cambio climático a La Niña, la ola calurosa de Texas se vuelve 20 veces más probable que hace 50 años. Según algunas mediciones, el 2011 fue la temporada más calurosa y seca de cosecha de la que se tenga registro en Texas.

En el Reino Unido, noviembre del 2011 fue el segundo año más cálido en el centro de Inglaterra en registros que se remontan a 1659, y el cambio climático hizo que esas extremas altas temperaturas fuesen 60 veces más probables que en 1960, dijeron los investigadores.

El reporte del martes se da un día después de que el NOAA anunció sus estadísticas para el territorio continental de Estados Unidos, mostrando que los últimos 12 meses fueron los más calurosos para tal período en el registro y los primeros meses del 2012 fueron los más calurosos en ese lapso, con más de 170 récord históricos de temperaturas superados o igualados.

Fuente: Infobae