Día Mundial del Reciclaje: formalizar el trabajo de nuestros recicladores es clave

Día Mundial del Reciclaje: formalizar el trabajo de nuestros recicladores es clave

17 Mayo 2021
Al cumplir diez años de impulsar el reciclaje inclusivo, la plataforma Latitud R lanza nuevos programas para aumentar de 17 mil a 40 mil el número de recicladores que son reconocidos por su labor en nuestra región.
Especial Mi Voz >
authenticated user Editor

Por Daniela Chueke Perles.

*Este contenido es parte de la Red de Periodismo Humano.

En América Latina y el Caribe 2 millones de personas en obtienen su sustento a partir del trabajo que realizan los recicladores de base.

Actualmente en la región, solo 17 mil recicladores trabajan en condiciones formales en la gestión de residuos -como dato, en Chile hay 60.000 recicladores de base- que están a cargo de los gobiernos municipales y son muchos los que hacen su labor, clave en la cadena del reciclaje, en condiciones de absoluta informalidad.

Hace dos años, para el Día Mundial del Reciclaje, Chile Valora certificó a 109 recicladores de base chilenos que podrán ser contratados como gestores de residuos bajo la ley de Fomento al  Reciclaje, lo que reconoce sus competencias permitiendo la regularación y fomento de su oficio.

Ver también: Encuentro por el Día Mundial del Reciclaje tendrá conversatorio online 

Precisamente, “acelerar la formalización laboral de los recicladores de base” es uno de los cuatro pilares en los que Latitud R basa sus nuevos objetivos, tras diez años de trabajo para posibilitar el reciclaje inclusivo en América Latina. Latitud R, es una plataforma presente en 17 países que, desde hace 10 años, trabaja en forma coordinada para promover el reciclaje inclusivo en América latina. El proyecto comenzó en 2011 con la Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo, IRR y este año, con numerosos logros en su haber - 17.000 recicladores beneficiados, el intercambio de información y actividades de formación con casi 300 funcionarios municipales en 10 países, y la participación de miles de personas en conferencias regionales y seminarios nacionales- renueva imagen y objetivos lanzándose como la mayor plataforma de reciclaje inclusivo de la región.

Según explica Gonzalo Roqué, director del Programa de Reciclaje Inclusivo de Fundación Avina, organización socia de Latitud R, el objetivo de formalizar a 40 mil recicladores en la región se alcanzará cuando se produzca un cambio sistémico que integre el reciclaje inclusivo en la gestión de los residuos. “En nuestra propuesta están involucrados todos los actores sociales que intervienen en el reciclaje”, sostiene Roqué y explica cuál es el rol de cada uno de ellos.

En primer lugar, señala a  los gobiernos, que deben fomentar e implementar normativas que obliguen o incentiven a la ciudadanía a separar residuos; además, generar  sistemas de recolección que diferencien la recolección de húmedos y de secos,  otras medidas concretas. “Para generar un circuito diferente, las políticas públicas son importantes”, destaca Roqué y luego apunta a las acciones que pueden llevar adelante las empresas. “Las empresas tienen un rol clave porque ayudan a la concientización y porque a través del diseño de los productos pueden incrementar la reciclabilidad de los materiales, entre otras cosas”, explica.

En cuanto a los recicladores, y la necesidad de que sean reconocidos como el actor clave que son en la cadena del reciclaje, Roqué sostiene: “Son el sujeto que captura el material en la fuente, le agrega valor a través del reacondicionamiento y lo entrega a la industria. Por eso, nuestra propuesta es formalizar ese trabajo en el marco de sistemas públicos de gestión integral. Creemos que es posible apuntar a que 40 mil recicladores en América Latina sean formalizados a través de políticas públicas, reconocidos por los municipios para trabajar en condiciones de formalidad y no en las condiciones de precariedad que trabajan los recicladores de base, prestando un servicio, recibiendo una remuneración por eso, accediendo al mercado”.

Acelerar la innovación

Otro de los pilares del trabajo para el reciclaje inclusivo apunta a fomentar inversiones sostenibles con triple impacto mediante una Aceleradora de negocios en Economía Circular que Latitud R está poniendo en marcha. “La aceleradora de negocios es un instrumento que estamos montando con el propósito de potenciar el lado de demanda de las cadenas de valor”, explica Roqué. “Buscamos  fortalecer la capacidad de la industria para demandar materiales post consumo para la elaboración de nuevos productos y, de esa forma, potenciar la economía circular porque generan el cierre del ciclo de vida de los materiales”.

Señala Roqué que, en la región, hay muchos materiales que no tienen un destino ni un mercado claro de segunda vida, es decir, que no se sabe muy bién qué hacer con ellos y por eso no se reciclan. “Esto se expuso muy fuertemente con el cierre de los mercados asiáticos, principalmente China, que eran destino de materiales reciclables de otras partes del mundo; hoy hay un montón de materiales que son técnicamente reciclables pero que van a disposición final (plásticos, metales, etc)”, agrega y destaca: “Queremos encontrar a quienes están desarrollando soluciones para ello a nivel experimental o piloto y ayudarlos a acrecer, a escalar sus negocios, o a replicarlos. Apuntamos a que en América Latina haya una mayor densidad de soluciones para una segunda vida de materiales y por eso estamos montando la Aceleradora de Negocios que va a invertir en proyectos, pero, además, va a apoyar la aceleración de los negocios”.

La apuesta por la innovación con el objetivo de acelerar proyectos emprendedores tiene un sentido; ganarle la carrera al problema, anticipando la solución. “Nuestros proyectos, hasta el momento, lograron el crecimiento de la recuperación de los residuos”, explica Roqué pero detalla. “Ese crecimiento es lineal, mientras que el problema avanza a una velocidad mucho mayor, exponencial. Entonces, tenemos que lograr incrementar la velocidad en la que aumenta la recuperación de materiales y para eso es necesario acercar diferentes tipos de innovaciones”.

Entre esas innovaciones, además de las mencionadas en la gestión de los plásticos, cabe mencionar muchas otras ideas: mejorar la captura de material en términos logísticos, es decir, darles más opciones a la ciudadanía para entregar su material separado; pueden ser aplicativos para celular que generan esquemas de premiación (rewarding) para ciudadanos y que incentivan la mayor recuperación, entre otros.

Crédito de la imagen: Gentileza Latitud R.