San Clemente: Volver a las raíces para mirar el futuro

San Clemente: Volver a las raíces para mirar el futuro

15 Julio 2020

Apostemos por la proyección de nuestra comuna, para ello es necesario poner en valor nuestra identidad territorial con todas sus particularidades y contar con el discurso de los y las que pocas veces son [email protected]

Camilo Farías >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

En estos tiempos de compleja relación territorio-sociedad donde a la fuerza hemos tenido que apostarnos en nuestras guaridas familiares, y con un contexto país poco alentador a raíz de una batería de políticas públicas desarraigadas de la gente común, nos queda contemplar y poner en sobrevalor aquellos elementos que dictan nuestro compromiso con la tierra que nos ha cobijado, que nos ha visto nacer, crecer y ser parte de.

Yo soy uno de esos adoptados por San Clemente, llegado muy niño junto a mi familia a Corralones, localidad precordillerana con quebradas, montes, valles extensos y un olor a tranquilidad, a pureza, olor a mi familia, y en estos vaivenes que nos dicta el destino también fui parte de diferentes contextos, localidades y escuelas: Punta de Diamante, Las Astillas y Las Lomas.

En todos estos lugares del Maule profundo fui testigo de prácticas, conocimientos y formas de vida que transitan aún en estos días, de artesanas anónimas a los ojos de la institucionalidad cultural, componedores de huesos, hierbateras, sacadoras de empacho, curadores de semillas, hablantes del Chedungun y tantas y tantos más.

Por tanto la transversalidad de pautas y símbolos propios que van caracterizando al pueblo san Clementino están ahí, muy vívidos a pesar del peso que va generando la modernidad a nivel local, con un proceso profundo y duradero de migración hacia las ciudades de los habitantes naturales, proceso muy propio del campo chileno en el último siglo, pero agudizado por los mecanismos institucionales que poco hacen para frenar el éxodo, lo que repercute también en la enajenación de los predios agrícolas y la llegada masiva de personas hacia las diferentes localidades de la comuna, o como le dirían los viejos del campo: los “Afuerinos”.

Junto a ello ha sido responsabilidad de quienes han dirigido los hilos de la comuna durante larga data el nulo entendimiento de éstas y muchas otras formas culturales que le dotan de caracterización a la identidad de nuestro pueblo, que escapa mucho de solo las manifestaciones religiosas o de las prácticas adquiridas de los dueños de fundo que vemos constantemente en las ferias, festivales y otras actividades que sin ánimo de enjuiciarlas, no son la totalidad de nuestra cultura.

En este sentido es una apuesta para el futuro cercano y la proyección de nuestra comuna, volver hacia las bases de entendimiento, contar con el discurso de los y las que pocas veces son [email protected] para de esta forma levantar iniciativas que tiendan a una mejora social, a un proyecto de impacto ambiental, a un proyecto de infraestructura que vaya en dirección a la mejora de la calidad de vida de los y las habitantes, o de una política pública emprendida por el Municipio u otra institución ejecutada en el territorio, y para esto se vuelve necesario poner nuevamente en el foco al pueblo, sus necesidades reales, su cosmovisión, sus costumbres y por sobre todo los patrones culturales insertos en ellos.

Desde octubre del año pasado el velo de la normalidad puesta ante nuestros ojos durante tanto tiempo se ha caído casi completamente en nuestro país, el modelo económico y su configuración social y cultural mostró cuan debilitada se encuentra. Esta implosión social no es ajena a nuestra comuna, donde la solidaridad, la justicia social, la sororidad, el bien común, la soberanía alimentaria y la empatía con los iguales debe focalizarse en la participación social, y en contexto de una población mayoritariamente rural (64% según el censo de año 2017).

Debemos volver hacia allá, partir de la base de nuestra matriz, los habitantes de todos los espacios de nuestra comuna, las voces de todas y todos [email protected] san [email protected]