Elecciones: Seguridad Ciudadana y Municipales 2012

20 Septiembre 2012
Es la invitada estrella en los programas de los candidatos y una de las problemáticas más citadas por la población. Por ello, quisimos conversar con una voz autorizada en el tema: Patricio Tudela, Director de Área de Información y Estudios de Fundación Paz Ciudadana.
Nayade Berríos A. >
authenticated user Corresponsal

Según encuestas semestrales (Índice Paz Ciudadana-Adimark GfK), los municipios aparecen entre las instituciones mejor evaluadas con respecto al ítem de seguridad ciudadana. Sin embargo, esto no significa que las municipalidades tengan todas las competencias o facultades para poder trabajar en el marco de políticas públicas de prevención del delito. ¿Por qué? Por ausencia del marco legal que haga factible una participación más activa en el problema de la inseguridad en los territorios. Una información importante para conocer con qué herramientas contamos en materia de seguridad municipal y qué derechos debemos exigir a nuestros futuros alcaldes.

¿Paz Ciudadana trabaja mancomunadamente con los municipios o les presta asesorías de algún tipo a los alcaldes?

En los últimos diez años FPC (Fundación Paz Ciudadana) ha prestado asesorías a través de convenios con distintas comunas de la Región Metropolitana tales como San Joaquín, Puente Alto, Estación Central, Las Condes, entre otras para disminuir las oportunidades de delito en espacios públicos, a través de la complementariedad de estrategias sociales, situacionales y policiales.

El objetivo ha sido colaborar en la generación de diagnósticos y fortalecer las capacidades de los municipios para abordar problemas en los territorios. La contribución de FPC es priorizar que las municipalidades sean capaces de abordar la delincuencia desde las soluciones, especialmente, desde la óptica de los factores de riesgo.

Se han realizado proyectos, como Paz Activa en la comuna de Recoleta y Huechuraba, que tenía como foco principal la prevención social del delito mediante un trabajo comunitario coordinado. Además, se llevó a cabo un diagnóstico que sirvió como base para elaborar un plan de intervención conjunto con la municipalidad y distintos actores sociales. http://www.pazciudadana.cl/docs/pub_20090611143201.pdf También existe un convenio de asesoría con la Asociación de Municipalidades.

¿El ideal de las municipalidades es trabajar desde la prevención del delito?

 Sí. En el marco de la prevención del delito es necesario considerar que hay diversas estrategias que deben ser complementarias. Una de ellas es el trabajo a nivel local, especialmente el trabajo comunitario, que se orienta a fortalecer a las comunidades y generar capacidades para que ellas mismas puedan abordar la solución en los espacios que corresponden a los problemas que inciden en focos de victimización o focos delictuales en los territorios. Y, en otra dimensión, está el trabajo en prevención social, referido a un diagnóstico de la situación de grupos vulnerables (en / de riesgo), para poder establecer líneas de acción claras que resulten efectivas y, a la vez, costo-eficientes.

¿Existe una eficiente política municipal que esté enfrentando el delito, la violencia y la victimización en nuestra sociedad?

No se puede dar una respuesta general en este tema, ya que hay municipios que tienen recursos y modelos de gestión adecuados y planes de seguridad, es decir, información, diagnóstico y estrategias diseñadas, que han tenido algunos éxitos que merecen ser destacados. No obstante, Chile tiene más de 346 municipios y no todos cuentan con la información necesaria para poder desarrollar políticas públicas eficientes en esta materia. Además, el municipio debe tener una delimitación de funciones clara. Porque no se trata de que los gobiernos locales empiecen a desarrollar tareas que son propias y exclusivas de las policías, como es la seguridad pública.

La Ley Orgánica de Municipalidades establece que los municipios pueden contribuir a la seguridad ciudadana. Y el concepto de seguridad ciudadana es un poco más amplio y remite a seguridad pública, mientras que el concepto seguridad pública es un concepto que vincula a una facultad exclusiva del Estado a través de las policías.

 

 Vecinos más activos en la prevención del delito

“Los vecinos deben transitar de ser beneficiarios pasivos de la intervención del Estado, a ser protagonistas de su historia.” dice el especialista. Lo importante es crear desde esa perspectiva cualquier forma que promueva el involucramiento, la toma de conciencia y la generación de una cultura preventiva. 

 ¿Qué rol tienen "los vecinos de los barrios" para articular redes de auto seguridad?

Cabe destacar que nosotros -como Fundación- no promovemos la autodefensa. No se trata de que las personas tomen la justicia en sus manos. De lo que hablamos es que el trabajo coordinado entre los vecinos ayuda a reducir tanto la sensación de temor en el barrio donde viven, como de las probabilidades de ser víctimas de algún delito. Ellos pueden realizar lo que se denomina “vigilancia natural”, vale decir, la capacidad para ver qué está ocurriendo sin tener que tomar medidas especiales. A los infractores no les gusta ser vistos, por lo que se recomienda, en los barrios, mejorar el control visual del espacio, facilitando la sensación de seguridad en las personas y de vulnerabilidad en los agresores. Las ventanas, espacios abiertos o la presencia de un adulto facilitan la vigilancia natural.

Además, conocer a los vecinos sirve para tener una red de apoyo, seguridad y vigilancia. Por ejemplo, el conocer los horarios de un vecino, cuando está en el trabajo, puede ayudar a alertar cuando se escuche movimiento en ese momento en su hogar, o lo mismo que ocurre en periodo de vacaciones. Generalmente, estas instancias de cooperación actúan como fuente importante de seguridad, tanto en el barrio como en el entorno social donde viven, mejorando los niveles de calidad de vida.

¿Qué pueden exigir los vecinos a sus municipalidades en cuanto a materia de seguridad?

Considerando lo que el marco legal vigente le entrega como competencia y facultad a los municipios, los vecinos les pueden exigir pocas cosas. Hay que reconocer y valorar el esfuerzo que los municipios hacen por cooperar en un concepto de coproducción en materia de la seguridad que demandan y legítimamente y exigen los vecinos. Pero, ciertamente la exigencia debe dirigirse a las policías, a los gobernadores, intendentes y al Ministerio del Interior, de acuerdo al actual marco legal.

¿Tienen estudios que determinen las comunas "más seguras" y las más inseguras del país?

La información para determinar si una comuna es más segura que otra está disponible, aun cuando la idea de que una comuna es más segura que otra en realidad es relativa porque el diagnóstico nos indica que el fenómeno de la criminalidad y de la inseguridad de las personas es dinámico y cambia de un periodo a otro. Por lo cual no se puede declarar a una comuna como más segura que otra porque nuestro índice va revelando que esto va variando de un año a otro.

El tema de "seguridad ciudadana" es muy usado y recurrente a la hora de  hacer campañas municipales: Las municipios con más recursos son necesariamente los que logran mejores gestiones en seguridad?

No hay suficiente evidencia que demuestre que los municipios con más recursos son más o menos eficaces que otros en materia de seguridad. Sí hay indicios que permiten apreciar que en aquellos municipios donde se destinan recursos a la seguridad los ciudadanos se sienten más seguros.

La producción de la seguridad no es una tarea que dependa sólo de la actuación del municipio o de la existencia de recursos. Depende de la conjugación de un conjunto de actores que deben trabajar coordinadamente, focalizando los esfuerzos. Así la policía debe hacer lo propio y el municipio debe accionar esfuerzos complementarios para la demostración de la eficacia de los recursos que destina a temas de seguridad. Estos planes de seguridad creados por las municipalidades deben pasar por procesos de evaluación o por estudios de evaluación de impacto que, hasta el momento, desconocemos si se han realizado o, al menos, la Fundación no tiene a su disposición.