El mar de historia que esconden las calles y los barrios de Puerto Montt

El mar de historia que esconden las calles y los barrios de Puerto Montt

24 Enero 2017

La ciudad y su historia están arraigadas en su tierra y los distintos espacios, edificios y monumentos que la componen: es la magia del barrio Puerto.

Especial Mi Voz >
authenticated user Editor

Desde siempre Puerto Montt ha sido la puerta de entrada a la Patagonia, pero más allá de lo que nos puede decir la geografía, también lo fue porque fue uno de los primeros lugares a los que llegaron los colonos europeos en el siglo XIX.

Desde ahí, la ciudad puerto se ha convertido en una especie de imán para cientos de inmigrantes, principalmente de la zona norte y centro de Chile y de otras partes del mundo. Su mezcla cultural, su comercio de mar y tierra y las costumbres y tradiciones de su gente se han convertido en su mayor riqueza.

Puerto Montt fue fundado el 12 de febrero de 1853 en un afán del gobierno de Chile de poblar la zona austral del país. La tarea le fue encomendada al político Vicente Pérez Rosales (por lo que ya entendemos por qué la Reserva Natural lleva su nombre).

La catedral, la Plaza de Armas, sus museos y su paseo junto al mar son algunos de los lugares más representativos del centro de Puerto Montt, los que permiten ir descubriendo su historia y disfrutar de una de las ciudades más importantes de la zona austral de Chile.

La Plaza de Armas

Extensa y cortada por una calle, tiene dos realidades. Hacia el mar, hay una fuente de agua y en el sector que da hacia la catedral, hay una pérgola, donde es típico ver a artistas callejeros. También depende la hora en que pases por ahí: en la mañana hay varios carritos vendiendo café a los madrugadores; por la tarde son skaters los que se toman el sector.

El primer nombre que tuvo -en 1852, cuando se hizo el primer trazado de las calles- fue Plaza de Armas Buenaventura Martínez, en honor a uno de los cofundadores de la ciudad que era parte del grupo a cargo de la colonización. Sin embargo, en 1892 se le cambió el nombre por el de Manuel José Irarrázaval, pero en una remodelación que se hizo en 2003, los propios ciudadanos pidieron al Consejo Municipal restaurar el nombre inicial, lo que fue aceptado.

En un sector de la Plaza de Armas está el Monumento a la Colonización Alemana, el que representa a un chilote que les indica el camino a una familia de colonos alemanes.

La Catedral

Al norte de la plaza está la Parroquia Nuestra Señora del Carmen de Puerto Montt, más conocida como la catedral de la ciudad. Si bien se inauguró en 1896, se comenzó a construir 40 años antes, por lo que es considerado el edificio más antiguo de la ciudad.

El alerce, típico de la región, reina en su fachada con una mezcla de otros materiales, columnas griegas y una cúpula de cobre. Si pasas por la puerta principal, verás que una placa explica que el diseño está inspirado en el Partenón de Atenas, lo que hace bastante sentido al entrar y ver las decenas de columnas de estilo griego.

Con los años se ha querido mantener su fachada y su arquitectura, por lo que ha tenido diversas restauraciones. En la de  2005 se instaló un nuevo sistema de iluminación.

Casa del Arte Diego Rivera

Con el terremoto del 60, la Casa de Botes, tradicional espacio artístico, quedó destruida. Cuatro años más tarde, el 16 de noviembre, se inauguró esta Casa del Arte que venía a reemplazar a la anterior, todo gracias a las donaciones del Gobierno de México.

Hasta hoy es un espacio cultural en donde se pueden ver conciertos y exposiciones de poesía y pintura.

Costanera de Puerto Montt

El borde costero de Puerto Montt, no fue siempre como se ve hoy, ya que se rellenó una parte del mar en dónde hoy está la costanera. Por lo mismo, las olas llegan directamente a las rocas. Desde el muelle se puede ver el volcán Calbuco, las islas Huar, Maillén y Tenglo, y del seno de Reloncaví, que marca el inicio de la Patagonia chilena. Hasta antes del gran terremoto del 60’ era ocupado como embarcadero, pero hoy es un paseo peatonal.

Caminando por la extensa Costanera de Puerto Montt uno se encuentra con el Club de Yates, el puerto local, las estatuas tamaño real de los colonos alemanes del siglo 19, o los gigantes enamorados “Sentados frente al mar” y durante el verano fabulosos cruceros. También se puede ingresar el Museo Juan Pablo II, que exhibe una muestra de cultura chilota.

Otro lugar para visitar, y que es en donde termina el paseo, es el Museo Ferroviario. Éste se construyó en 2003 para el aniversario Nº 150 de Puerto Montt y tiene las primeras locomotoras que llegaron a la ciudad en 1913. Como éste es un museo abierto, también es posible subirse a ellas para conocerlas por dentro.

“Sentados frente al mar”

Se inauguró en 2002 y es seguramente el más famoso monumento de Puerto Montt. Se trata de una escultura de 10 metros de altura, que se encuentra próxima a la costa en el centro de la ciudad. La escultura, es obra de Robinson Barría, y fue hecha para conmemorar los 149 años de Puerto Montt y consiste en una pareja de enamorados sentados en un banco, observando el Seno de Reloncaví, golfo que da inicio a la Patagonia chilena.

La obra fue inspirada en una famosa canción -del grupo uruguayo los Iracundos- que cuenta la historia de una pareja que se encuentra justamente sentada frente al mar.

"Sentados frente al Mar" llama la atención del visitante por sus colores, por su significado y por su tamaño. Es una de las postales de Puerto Montt y no puedes irte de allí sin sacarte una foto con la pintoresca pareja.

Caleta de Angelmó

Es uno de los lugares más famosos de Puerto Montt, localizada a 2 kilómetros de la Plaza de Armas. En la década del '20 Angelmó contaba con una actividad comercial muy intensa, situación que de alguna manera se mantiene hasta el día de hoy. A este lugar llegaban los barcos transportando productos que luego se comercializaban a los habitantes de la ciudad.

Actualmente el lugar se destaca por albergar lugares de compras, como la Feria de Artesanías, donde puedes conseguir algunos productos como tejidos, baúles de madera, cestas y joyas de playa entre otros. Vale la pena visitar las tiendas de antigüedades que están en la zona, así también como el como el Mercado, una gran casa de madera donde se pueden encontrar los más diversos frutos de mar y allí también puedes probar uno de los más deliciosos platos de Chile, el curanto de Puerto Montt.

Mirador Afquintue

Una de las mejores formas de terminar un recorrido por Puerto Montt es con una visita al Mirador Afquintue, ubicado en el sector Mirasol del Barrio Mirador. El nombre de este lugar se eligió mediante un concurso en que participaron niños y vecinos del sector.

La propuesta ganadora fue creada por Diego Manríquez y significa “donde termina la vista”, ya que desde este punto se puede ver toda la ciudad de Puerto Montt que está mirando hacia el sur de Chile.

Hoy en día también Puerto Montt cuenta con miradores en los sectores de Pichi Pelluco, Antillanca y Parque Urbano La Paloma.

Para más información visita www.puertomonttciudad.com y descarga la app móvil disponible para iOS y Android.