40 años del golpe: Los derechos humanos son, efectivamente, para todos/as

Existen hoy muy pocas personas dispuestas a negar o menos a justificar las atrocidades que se cometieron en esa época. Cuando el Estado es el que mata, los derechos humanos se encuentran completamente burlados.

Imagen de Amnistía Internacional - Chile
675 Lecturas
12 de Septiembre, 2013 07:09
FOTO: Documental "La Conciencia de Golpe"

*Por Ana Piquer, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Chile. 

Las conmemoraciones de los 40 años desde el golpe de Estado en Chileestán dejando mucho para la reflexión. Desde Amnistía Internacional hemos estado desarrollando diversas actividades de campaña, intentando visibilizar lo pendiente en materia deverdad, justicia y reparación para las víctimas de las graves violaciones de derechos humanos que se cometieron en Chile durante la dictadura.

Me ha alegrado ver que en este año de conmemoración, pareciera que ya existen muy pocas personas dispuestas a negar o menos a justificar las atrocidades que se cometieron en esa época. Sin embargo, esto se ve matizado por ciertas críticas reiteradas, a veces muy agresivas, que pese a lo reiteradas nunca han dejado de sorprenderme.

Se nos dice que hablamos desde la rabia o el resentimiento. Puede que en algunos casos así sea. Puede que una persona a quien le hicieron desaparecer su familia, que la torturaron brutalmente, sienta resentimiento contra quienes se lo hicieron, y no soy quien para juzgarlo ni puedo afirmar que yo en su lugar no sentiría lo mismo. Sin embargo, independientemente de los sentimientos involucrados, el derecho internacional de los derechos humanos condena la tortura, las desapariciones forzadas, las ejecuciones extrajudiciales como delitos gravísimos, por los cuales el Estado de Chile tiene una responsabilidad que sólo se completa al proporcionar verdad, justicia y reparación a todas las víctimas y sus familiares. Si hay o no hay rabia no tiene nada que ver con la justicia.

Se nos dice que nos "quedamos pegados" en el pasado y no queremos construir futuro. Pero lo que creemos es que no se puede construir futuro haciendo como que el pasado nunca sucedió.Sólo recordando, reconociendo y haciéndonos cargo de nuestra historia, podremos garantizar que atrocidades como las cometidas en dictadura nunca vuelvan a suceder. Es responsabilidad del Estado de Chile garantizar verdad, justicia y reparación a las víctimas, incluyendo garantías de no repetición, como educación en derechos humanos y memoria histórica.

Se nos dice que queremos dividir con este tipo de discursos, al hablar de impunidad. Pero lo que quisiéramos es construir un consenso: que todas las personas unidas, podamos condenar las violaciones de derechos humanos ocurridas en Chile y acordar que no queremos que eso se repita. Que estemos de acuerdo en que es necesario adoptar medidas para hacer realidad la promesa de el "nunca más". Por eso, resulta tan importante que sea el Estado el que adopte medidas consistentes para la preservación de la memoria histórica, para asegurarnos de que no enterremos nuestros dolores y horrores bajo la alfombra, sino que los enfrentemos, reconozcamos y condenemos transversalmente.

Se nos dice que es necesario considerar el contexto, que hubo muertos y heridos entre los militares, que había un clima de exaltación y descontento. El contexto, las causas del golpe de Estado o la necesidad del mismo es una discusión sin resolución. Y por supuesto que todo asesinato es condenable, quienquiera que lo cometa. Un asesinato cometido por una persona o un grupo de personas - un crimen común - es grave y el Estado tiene el deber de proteger a sus habitantes de la violencia y garantizar que no quede impune. Pero esto es muy diferente a lo que sucede cuando es el aparato del Estado el que se organiza para torturar, detener y matar personas. El Estado es el llamado a proteger a sus habitantes; cuando el Estado es el que mata, los derechos humanos se encuentran completamente burlados, dejando a las personas en la indefensión absoluta. Esto último es lo que sucedió en Chile durante la dictadura. Y, sabiendo que no había una guerra, no hay contexto alguno que pueda justificar eso.

Finalmente, se nos dice que los derechos humanos son para todos/as, no sólo de la izquierda. Por supuesto que así es. Sucedió que en Chile las víctimas de violaciones de derechos humanos fueron de izquierda, fueron el grupo reprimido por la dictadura. En otros países, las organizaciones de derechos humanos son tildadas de imperialistas por criticar las violaciones cometidas por regímenes de izquierda.Los derechos humanos no tienen color político; son, efectivamente, de todos y todas. Y las víctimas de violaciones de derechos humanos en Chile, y sus familias, sean o no de izquierda, tienen derecho a exigir verdad, justicia y reparación hasta que la obtengan.

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p> <br>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.