Conversar en tiempos de crisis

Conversar en tiempos de crisis

24 Junio 2020

Hoy debemos buscar nuevas formas para encontrarnos. Vivir nuestra ciudadanía de manera activa, enfrentar los desafíos de las regiones y sacar la voz por nuestras comunidades 

Corresponsal Re... >
authenticated user

En las últimas semanas hemos visto cómo la presencia del Covid-19 en nuestro país se ha vuelto más crítica, y con ello las medidas sanitarias aún más restrictivas para así disminuir la tasa de contagios. Pero la pandemia pareciera no dar tregua. Con preocupación vemos las noticias que aparecen en los medios: un sistema de salud sobreexigido, casi al límite de sus capacidades, trabajadores que viven con lo que ganan en el día a día, inmigrantes que viven hacinados, otros que duermen afuera de las embajadas con el objetivo de volver a su lugar de origen, las regiones Metropolitana, de Valparaíso y de Antofagasta concentrando la mayor cantidad de casos y comunas como Curicó, Rancagua y Mejillones entrando a cuarentena.

A ello se suman otras realidades que afectan al país: la sequía en la zona centro y sur, la falta de especialistas de la salud en las regiones de Aysén y Magallanes, la instalación de empresas que amenazan el medioambiente en Coquimbo, la falta de servicios básicos en áreas del altiplano chileno, el alto índice de pobreza que afecta a la población de La Araucanía, etc. 

Todas estas imágenes nos recuerdan algunos temas que como país están lejos de estar resueltos, y que desde octubre del año pasado removieron a la ciudadanía de tal manera que se instaló una necesidad de hablar con el otro sobre cómo cambiar este país y cómo participar activamente en la discusión pública. Pero en ese entonces todo se hacía de manera presencial en cabildos, en las escuelas, en marchas, en plazas. Hoy debemos buscar nuevas formas para encontrarnos. Vivir nuestra ciudadanía de manera activa, enfrentar los desafíos de las regiones y sacar la voz por nuestras comunidades no son desafíos se congelan por lo que estamos viviendo, si no que nos obliga a innovar en las formas para pensar juntos lo de fondo: el país de los próximos 10 ó 20 años. 

Con esa idea nació la plataforma de conversaciones digitales Tenemos que Hablar de Chile, un espacio que posibilita el encuentro entre personas que viven en distintas localidades del país. Nos preguntamos qué pasaría si alguien que vive en Coronel se junta otro que vive en Rancagua, o en Los Ángeles, o en Antofagasta, o en Limache. Nos preguntamos cómo integrar a personas con realidades y opiniones tan diversas en un mismo lugar y cómo sería esa conversación. Y lo logramos. 

En estos últimos dos meses hemos realizado diálogos digitales donde cada persona puede expresar su punto de vista sobre el Chile que anhela. Valoramos los consensos y también los disensos, porque en esa diferencia radica la riqueza de nuestro país. Conversar se nos presenta como un gesto de empatía y también de transparentar las posturas de cada uno, por eso creemos que es un ejercicio necesario, cuyo resultado deriva en la expansión de nuestro metro cuadrado.

Valentina Rosas

Subdirectora de Tenemos que Hablar de Chile