Hacer un comentario

¿Cómo afectan las altas temperaturas a las personas hipertensas?

La presión arterial alta es el factor de riesgo más común del ACV. Los médicos han denominado a la presión arterial alta “el asesino silencioso”, porque puedes  tener presión arterial alta y nunca manifestar ningún síntoma y si esta no se trata, puede ocasionar problemas médicos que pueden poner en peligro la vida, como un ACV, un ataque cardíaco o insuficiencia renal.

En nuestro país, la última Encuesta Nacional de Salud arrojó números preocupantes en este sentido: 3,5 millones de personas presentan este cuadro, nada menos que el 27,6% de los adultos chilenos.

Durante el verano, la dupla calor – presión arterial elevada, tiene el potencial de transformarse en una verdadera “bomba de tiempo” para los pacientes. ¿La razón? Al contrario de lo que se podría suponer, las altas temperaturas no producen mayor hipertensión, sino que más bien provocan vasodilatación, vale decir, tendencia a disminuir la presión arterial.

Si un hipertenso que toma medicamentos para bajar su presión está expuesto a un calor excesivo, puede sudar más y perder más líquido, por lo que las venas también se dilatan y se genera un ‘pooling venoso’. Esto se traduce en un mayor volumen de sangre en las extremidades inferiores, lo que puede llevar a una hipotensión con mareos, sensación de fatiga, cansancio o incluso desmayos.

ACV: riesgo multiplicado

Como en muchas ocasiones esta enfermedad es asintomática, casi la mitad de los adultos no sabe que la padece, acrecentando el problema sobre todo en el grupo que supera los 45 años. De ahí deriva el peligro de no diagnosticarla a tiempo o no poder tratarla de manera correcta.

Una de las patologías cardiovasculares más relevantes asociadas a la hipertensión es el ataque cerebrovascular isquémico (ACV). Sin ir más lejos, una persona con esta condición tiene el doble de riesgo de sufrir un ACV que alguien con la presión arterial normal.

Lo recomendado entonces es sostener una dieta con poca sal y baja en grasas, sumado a una medicación adecuada y un estilo de vida saludable, pueden disminuir la presión arterial y, más importante aún, reducir la alta probabilidad de padecer un ACV derivado de la hipertensión.

Seguro: 
Es seguro

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p> <br>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.