Hacer un comentario

El Niño que murió como un perro…

Debo reconocer que me da un pudor infinito escribir esta columna, siento que igual aprovecho la coyuntura de la muerte del “Niño Perro” (su verdadero apodo por lo demás) para sacar un poco los fantasmas que agobian a la sociedad en general -en el fuero interno-  cuando nuestra responsabilidad se ve incumplida al presenciar como muere en la calle un indigente con Sida y neumonía;  un “home less” como dicen algunos para ser más “cool” en sus culpas.

No hubo institución capaz de sacarlo de la calle, increíblemente, se justifican, ahora si, en libertad de elegir y ninguno de nosotros, por más que pudimos lamentar la pérdida de ese “pintoresco paisaje comunal”, tampoco hizo nada gravitante, era más fácil que nos hiciéramos los tontos y seguir masticando la mierda de nuestra rutina diaria, que ayudar o levantar la voz frente a una situación que pasaba en frente de nuestras narices.

Aquí todos somos culpables, inclusive aquellos que tenemos más acceso a los medios de comunicación lo somos más, pero en definitiva, esto pasó y fue feo.

Por que fue más lucrativo escribir sobre su muerte que hacer una campaña real para salvarlo o acogerlo, ¿qué hubiera pasado si se le hubiera dado la misma importancia vivo que muerto? Bueno después de la guerra somos todos generales y no habrá marchas, ni paros, para que la gente deje de vivir en las calles y seguiremos tranquilos con políticas gubernamentales que visiblemente no van más allá de vender humo y  un catastro “de la miseria”.

Curiosamente el “Niño Perro” murió igual que sus fieles compañeros, los canes de muchas pulgas, que cuando están atropellados en la vía pública recién nos nace la necesidad de llamar algún amigo veterinario para ver si podemos evitar la dolorosa muerte del perro casi reventado;  aquí solo falto el atropello por que cuando ya no daba más, las instituciones se movilizaron y ahí nació nuestra solidaridad, cuando ya no había nada que hacer y leímos morbosamente las páginas de diarios y vimos los noticiarios con la noticia que desaparecía uno de los paisajes más tristes de nuestras almas de temuquenses.

@PatoChandia

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p> <br>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.